Hay que adaptar nuestro enfoque para que encaje con las muchas caras de un gobierno

Volver al blog principal

Mónica con representantes de la Secretaría de Salud en el Comité Interinstitucional para la Prevención y Atención de la Violencia Contra la Mujer en Baja California. Centro Mujeres contribuye, en persona, redactando la agenda de la reunión.

Históricamente, Baja California Sur ha sido el estado mexicano que más depende de las ayudas del Gobierno. Algunas organizaciones se niegan a trabajar con el Gobierno, pero Mónica y Teresa decidieron desde el principio que ellas debían hacerlo. Así es como podrían llegar a más personas en el estado, que bien trabajan o reciben servicios o asistencia del Gobierno.

Mónica y Teresa buscaron a personas que trabajaran dentro del sistema y que estuvieran abiertas a escucharlas. A veces, estos funcionarios no podían ayudarlas de manera directa, pero sí podían escucharlas y proporcionarles información. Hay quien solo podía ayudar un poco dentro de su esfera de influencia. No obstante, hubo quien, con el paso de los años, sí fue capaz de actuar.

Hay que aclarar que fue posible aprobar el Decreto 2832 cuando llegó al poder un Gobierno progresista, aunque la ley en sí no es partidista. Incluso políticos de derechas que se oponen abiertamente al aborto han buscado ayuda en el Centro Mujeres. «No les quedaba más remedio que afrontar la realidad», cuenta Mónica, poniendo como ejemplo cuando estos políticos las llamaban para preguntar qué podían hacer cuando violaban a niñas de diez años en sus distritos electorales y se quedaban embarazadas. Los centros educativos también contactaron con el Centro Mujeres en busca de ayuda para reducir los embarazos adolescentes.

Teresa y Mónica contactaron con políticos, sin importar el partido al que pertenecieran. Teresa explica que «hemos de lidiar con quien esté al mando, sea quien sea».

Volver al blog principal

About WomenStrong International

WomenStrong International finds, funds, strengthens, and shares women-driven solutions that will transform lives in urban communities. Our partners start by listening to women, who know best what they need in order to thrive. Then we bring these organizations together into a Learning Lab, to develop, test, sharpen, and disseminate their solutions. Through our collective learning and sharing, WomenStrong is building a global community of organizations better equipped to advance the rights and wellbeing of women and girls. Learn More