Nadie puede hacerlo solo

Volver al blog principal

Panel en la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Beijing en 1995. Foto de la ONU.

Desde el primer momento, Mónica y Teresa centraron sus esfuerzos en mirar más allá de La Paz y de California Baja Sur en busca de contexto, sentido, conexiones y apoyo.

Para Teresa, «nuestra habilidad para entender qué está ocurriendo fuera de nuestro estado y conocer las oportunidades y diseñar una estrategia» fueron entonces, y siguen siendo hoy, las principales fortalezas de su organización.

Por ejemplo, en 1995 tuvo lugar la Cuarta Conferencia Mundial sobre la Mujer en Pekín. Entonces, el acceso a Internet era limitado y la mayoría de la población de Baja California Sur y de otras partes desconocía que el evento se estuviera celebrando. No obstante, el Centro Mujeres puso su fax a toda pastilla y se dedicaron a imprimir todos los informes que llegaban de la Conferencia. Teresa y Mónica publicaron un comunicado de prensa tras otro para informar a su audiencia y al gran público sobre lo que estaba ocurriendo.

En la actualidad, el marco para el cambio del Centro Mujeres bebe de la Declaración Universal de Derechos Humanos de las Naciones Unidas y está alineado con el Convenio del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer y con las Declaraciones de Viena, El Cairo y Pekín.

Gracias a su tenaz y continua difusión de información (en palabras de Mónica, «Esto es lo que está pasando en el mundo y esto es lo que está pasando en México»), el Centro Mujeres se convirtió en la fuente de referencia para quien buscara información y experiencia.

Gracias a su exhaustivo análisis de estos marcos y acuerdos internacionales, Mónica y Teresa mejoraron la capacidad de análisis y de legitimación del Centro Mujeres. Esto les permitía tranquilizar a los políticos más reacios diciendo: «Los derechos sexuales y reproductivos son derechos humanos. Están consagrados en los convenios internacionales. México ha ratificado esos convenios. No nos estamos sacando nada de la manga».

Mirar más allá de Baja California Sur también las dotaba de esperanza. «Teníamos claro que no estábamos solas», dice Mónica. «Hay toda una comunidad internacional ahí fuera dispuesta a ayudarnos».

Y así lo hizo. Algunos de los primeros financiadores que apostaron por el Centro Mujeres son el Fondo Global para Mujeres, la Fundación MacArthur, la Fundación Threshold y el Fondo Moriah. Estos donantes fueron esenciales para que la organización pudiera incidir a favor de los derechos sexuales y reproductivos sin depender de apoyo gubernamental.

El movimiento sigue vivo. Teresa y Mónica explican que México forma parte de un movimiento mucho más amplio, la Marea Verde: un movimiento de masas que aspira a aumentar el acceso a los derechos reproductivos en América Latina, que está abriéndose paso entre los círculos progresistas en los Estados Unidos. Esta tendencia también se evidencia en países tan variopintos como Sierra Leona e Irlanda.

Volver al blog principal




			

About WomenStrong International

WomenStrong International finds, funds, strengthens, and shares women-driven solutions that will transform lives in urban communities. Our partners start by listening to women, who know best what they need in order to thrive. Then we bring these organizations together into a Learning Lab, to develop, test, sharpen, and disseminate their solutions. Through our collective learning and sharing, WomenStrong is building a global community of organizations better equipped to advance the rights and wellbeing of women and girls. Learn More